kunc-header-1440x90.png
Our Story Happens Here
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
KUNC is here to keep you up-to-date on the news about COVID-19 — the disease caused by the novel coronavirus — Colorado's response to its spread in our state and its impact on Coloradans.

'Administrar Lo Mejor Que Podamos': Iglesia Dirigida Por Hispanos En El Condado De Weld Se Adapta A La Nueva Realidad De COVID-19

Portrait of a man and a woman standing side-by-side in front of a door and a stone cross.
Stephanie Daniel
/
KUNC
Los fundadores de Mosaic Church, Angel y Diane Flores, tuvieron que navegar a través de las pautas locales de salud pública COVID-19 para mantener su ministerio y mantener a los feligreses seguros durante la pandemia.

Read in English.

En un gran edificio comercial en Evans, hay un auditorio amplio. Está oscuro por dentro, pero el escenario está iluminado a contraluz por luces fluorescentes violetas en forma de diamantes.

La banda Latina en el escenario está tocando y cantando una canción de adoración Cristiana.

Yo soy el bendecido, porque bendecido estoy. Es que vino Jesuscristo y mi vida se transformó”.

Esta es la Iglesia Mosaic. Todos los domingos hay tres servicios, dos en inglés y uno en español.

Angel Flores, el pastor principal de Mosaic, es calvo, fornido y usa un suéter con cuello en V y pantalones. Flores tiene 48 años, pero parece una década más joven. Mientras comparte una anécdota divertida sobre su mala voz para cantar, su cálida sonrisa es contagiosa.

“Si canto, no adorarás a Dios”, dice mientras la congregación se ríe.

Angel y su esposa Diane fundaron Mosaic Church hace 13 años con un grupo de amigos en su cocina.

“Sentimos que había una oportunidad de crear una iglesia para personas sin iglesia”, comentó Angel. “Nuestro lema original era una iglesia para personas a las que realmente no les gusta la iglesia”.

“Nos esforzamos por hacer que Mosaic sea lo más acogedor y menos extraño posible”, dijo Diane. "Puedes invitar a tus amigos".

Mosaic es una iglesia evangélica. Está abierto a cualquier persona y cuenta con muchas familias jóvenes de clase trabajadora entre su congregación. Hace un año, casi 700 personas acudían a adorar a cualquiera domingo. Luego comenzó COVID-19 y los feligreses que son los primeros en responder o que trabajan en plantas empacadoras de carne comenzaron a enfermarse.

angel_on_stage.jpg
Stephanie Daniel / KUNC
Angel Flores, fundador y pastor principal de Mosaic Church, entrega el mensaje durante el servicio de adoración en español.

Mantener a la congregación segura

Después del servicio, Angel y Diane Flores se sentaron en su oficina en sillones de color gris brillante y naranja. Mientras hablaban sobre cómo la iglesia se ha adaptado a COVID-19, sus bromas fáciles y amorosas subrayaron su matrimonio de tres décadas.

Están trabajando juntos en la pandemia de coronavirus, lo que incluye recibir llamadas difíciles de miembros de la iglesia.

“Recibimos una llamada de una señora de nuestra iglesia que dijo: 'Pastor, están a punto de intubarme' y entonces así la situación se puso pesada muy rápido", comentó Angel. “Como su pastor, le digo, 'mira, todo estará bien, tú estarás bien. Pero hablando de verdad, es posible que pronto te encuentres con el Señor entonces déjame orar contigo'".

Durante la primera ola de la pandemia de coronavirus, alrededor de dos docenas de feligreses se enfermaron con COVID-19 y se recuperaron, incluyendo la mujer que llamó a Angel mientras la intubaban. Como precaución, la iglesia cerró sus puertas a mediados de marzo y se trasladó al uso de Internet.

En abril, el condado de Weld tuvo uno de los números más altos de casos y muertes por coronavirus per cápita en el estado. Desde entonces, las tasas han bajado, pero una estadística se ha mantenido constante: los Latinos se han sido afectados de manera desproporcionada por COVID-19.

“Creo que eso tiene un costo mental en la comunidad”, dijo Angel. “Todo el mundo está estresado. Todo el mundo está cansado de esto. Todo el mundo está agotado".

Mientras Mosaic Church estaba haciendo todo lo posible por mantenerse, Angel y Diane Flores también tuvieron que navegar por la política local. Durante la pandemia, los comisionados del Condado de Weld no han hecho cumplir las regulaciones estatales COVID-19. En cambio, han fomentado la responsabilidad personal, permitiendo a los residentes decidir qué pautas de salud pública seguir.

Durante el verano, cuando Angel y Diane decidieron reiniciar los servicios en persona, estaban decididos a hacerlo de manera segura.

“Estoy llamada a amar a otras personas y así amar a nuestra comunidad”, dijo Diane. "La forma en que los amamos mejor es asegurarnos de que estemos haciendo todo lo posible para mantenerlos a salvo y hacer nuestra parte".

Pero la pareja no estaba segura de qué debían hacer en realidad. Dado que el condado de Weld no tenía pólizas específicas, optaron por seguir las pautas del condado de Larimer. Quitaron cada dos filas de sillas y pidieron a las personas que dejaran espacio entre familias o grupos.

“Les pedimos a todos que usaran máscaras. Compramos galones de desinfectante para manos”, dijo Angel. “Honestamente, nadie sabe realmente lo que estábamos haciendo. Solo estábamos tratando de administrarlo lo mejor posible".

congregation_3.jpg
Stephanie Daniel / KUNC
Los congregantes de la Iglesia Mosaic cantan durante el servicio en español.

La nueva normalidad

A mediados de junio, Mosaic comenzó a dar servicio nuevamente en persona a una capacidad muy reducida. Mientras tanto, los miembros de la iglesia siguieron contrayendo la enfermedad. Tres miembros de la familia de Angel fallecieron por COVID-19 en una semana.

“La gente tiene miedo. Entonces, ellos no quieren venir a la iglesia y entendemos eso”, comentó. “Por eso es que estamos haciendo las cosas en línea para tratar de mantenerlos conectados e involucrar a la gente de la iglesia. Pero seguro que sí ha sido un momento difícil".

Mosaic transmitió sus servicios en varias plataformas en línea y utilizó Facebook para anuncios, oración y compañerismo.

Pero no todo el mundo usa las redes sociales y una de las mayores luchas de Mosaic, dijo Diane, ha sido mantener a los feligreses involucrados.

“Es difícil saber qué algunas personas se quedaron atrás y no sabemos dónde están y no sabemos si están bien”, dijo.

A principios de noviembre, Angel dio positivo por COVID-19.

"Estoy tan desanimado de decirles que esto me está pasando", dijo en un video publicado en la página de Facebook de Mosaic. "Porque lo último que quería hacer era traer esto a mi casa y llevarlo a la iglesia".

Diane también dio positivo junto con varios miembros del personal. Entonces, en noviembre la iglesia tuvo que cerrar nuevamente por dos semanas. En su mensaje de Facebook, Ángel insistió a la congregación a permanecer diligente y mantenerse a salvo.

“Si te sientes mal, hazte la prueba. Esto es serio, todo esto de COVID no es una broma”, comentó. “No me importa lo que alguien diga sobre la política detrás de esto o cualquiera de esas cosas ridículas, es real y es terrible y estoy agradecido de que parece que he tenido un caso leve".

Brindar esperanza

Hoy, Mosaic está abierta con servicios en persona que continúan siendo en línea. Esta es la nueva normalidad. Aunque sus métodos de entrega han cambiado, Angel y Diane planean seguir haciendo lo que hacen, conectando a las personas con Jesús y ayudándoles a hacer crecer su fe.

“Creo que nuestro enfoque principal durante COVID es brindar esperanza a las personas, recordarles que esto pasará”, comentó Diane.

"Esto no es para siempre", intervino Angel.

“Esto no es para siempre. Todavía hay esperanza”, continuó Diane.

"Una vez que superemos esto", comentó Angel. “Sé que voy a apreciar la adoración con otras personas más que nunca. Reunirse con la familia, abrazar a la gente, dar la mano".

Esta es la tercera parte de la serie de KUNC sobre COVID-19 y los latinos de Colorado. Lee más aquí: