kunc-header-1440x90.png
Our Story Happens Here
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
KUNC is here to keep you up-to-date on the news about COVID-19 — the disease caused by the novel coronavirus — Colorado's response to its spread in our state and its impact on Coloradans.

Cuando La Información De COVID No Llega A Todos, Estos Mensajeros De Confianza Se Unen Para Ayudar En Las Comunidades Latinas Más Afectadas

A woman stands in a parking lot, wearing a face mask with the words "Project Protect Promotora Network" and "Cristina" printed on it.
Leigh Paterson
/
KUNC
Antes de convertirse en promotora, Cristina Díaz era trabajadora social en el norte de Colorado.

Read in English.

Una camioneta plateada se detiene en un sitio de pruebas de coronavirus en el estacionamiento de La Familia, una guardería y un centro de servicios para las familias en Fort Collins. Cristina Díaz y su compañera de trabajo entregan peluches de unicornios rosas a los niños en el asiento trasero. Cargan cajas de arroz, leche y harina de masa en la parte de atrás.

Los ojos grandes y marrones de Díaz se asoman por encima de su mascarilla negra, que tiene escrita 'Cristina' en cursiva roja. Ella supervisa los condados de Larimer y Weld como coordinadora regional de Project Protect Promotora Network. Estos 'promotores' — enlaces comunitarios de salud — educan a los residentes latinos, en su mayoría trabajadores migrantes de habla hispana, sobre COVID-19.

En el pasado, los promotores han trabajado con los departamentos de salud pública para llegar a las comunidades desatendidas en temas que van desde dejar de fumar hasta cáncer de cuello uterino. A través de fondos federales de la Ley CARES y del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado, este grupo se lanzó en septiembre para hacer correr la voz sobre la prevención y el cuidado del virus.

Los promotores a menudo carecen de formación médica formal, pero están bien conectados en sus comunidades. Díaz, por ejemplo, se ha desempeñado en las juntas directivas de organizaciones sin fines de lucro del norte de Colorado. Hasta hace poco, era trabajadora social. Hoy en día, su estrategia es atraer primero a las personas al sitio de prueba con cajas de comida.

“Y luego dice: 'Oye, por cierto, tenemos pruebas de COVID aquí mismo. ¿Tiene alguno de estos síntomas? ¿Conoces a alguien?' Así que se irán de aquí y se irán a casa como, 'Oye, fui a buscar esta caja de comida y me hice la prueba'. Y luego vamos a tener más gente aquí esta tarde ”, explicó Díaz riendo.

A sign in a parking lot next to a table reads, "COVID Test Site Entrance" with an arrow pointing to the left.
Leigh Paterson / KUNC
Los promotores que forman parte del Proyecto Protect Promotora esperaban que las cajas de comida gratis atrajeron a la gente a un sitio de prueba de COVID-19 en Fort Collins.

Ir a donde la gente vive y trabaja

Las condiciones laborales, las situaciones de vida y las barreras del idioma son algunos de los factores que han llevado a las altas tasas de infección entre los latinos en Colorado. Estos promotores están dando un paso adelante para educar a las personas que no han sido alcanzadas por las fuentes de información convencionales.

“Es abrumador como hablante de inglés”, comentó Díaz. “Así que puedo imaginarme, ya sabes, como hispanohablante y aunque habla español, no todos tienden a saber leer y escribir. No puedes simplemente decir: 'Oh, aquí hay un formulario. Lea esto, ya sabe, compártelo con su familia '. Si lo comparte con su familia, probablemente lo esté compartiendo con su hijo de 8 o 12 años. Y luego, de repente, es el trabajo del niño de 12 años educar a la familia al respecto ".

Promotores de todo el estado están proporcionando a los trabajadores ropa de invierno, máscaras y desinfectante de manos yendo a donde viven y trabajan: granjas, almacenes y parques de casas móviles, por ejemplo. Project Protect Promotora Network ha trabajado con el CDPHE en eventos de prueba de COVID-19, como fue el caso en el sitio en Fort Collins.

En su trabajo, estos promotores escuchan sobre necesidades que van más allá del coronavirus, relacionadas con el acceso a internet, el cuidado de los niños y la vivienda. Además de las barreras del idioma y la alfabetización, muchos trabajadores de habla hispana tienen miedo o desconfían del gobierno.

“No sabes cómo pedir ayuda, así que prefieres no hacerlo”, explicó Soraya León, una promotora que vive en Greeley, donde se concentran la mayoría de los casos de coronavirus en el condado.

A woman wearing a sweater and a white mask sits at a dining room table, facing the camera.
Leigh Paterson / KUNC
Soraya Leon, una promotora que vive en Greeley, dice que los trabajadores indocumentados a los que ella ayuda enfrentan muchas barreras para acceder información sobre COVID-19.

En el sitio de pruebas en Fort Collins, con dos máscaras y un protector facial, el aliento de Leon empaña el protector de plástico transparente; la condensación goteaba por el interior.

Como promotora que comenzó a hacer este trabajo en noviembre, Leon ha escuchado confusión y desconfianza sobre el virus. Pero, cuando habla con los trabajadores al respecto, dice que la escuchan en parte, porque cuando Leon se divorció de su esposo estadounidense, se convirtió en indocumentada y necesitaba ayuda.

"Yo estuve allí, estaba en la misma situación", comentó León. "Sé lo que sientes cuando tienes problemas".

El Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente del Condado de Weld ha trabajado con promotores en el pasado, pero no específicamente en la prevención del coronavirus. El departamento no pudo hacer una entrevista grabada para esta historia, pero en un correo electrónico, un portavoz describió lo que han hecho, desde publicar mensajes en pizarrones de publicidad, carteles y redes sociales, hasta entrevistas en la radio en español.

"Creo que ha contribuido"

El Dr. Mark Wallace, ex director médico del condado de Weld, cree que los problemas de comunicación han contribuido a la alta tasa de infección entre los Latinos en el Condado de Weld.

"Creo que potencialmente, al principio, fue más impactante, esa falta de comunicación clara", comentó Wallace. "Creo que es menos de eso hoy, ya que hemos estado luchando con esto durante tanto tiempo... Así que hay ese nivel fundamental de conciencia porque estamos haciendo un mejor trabajo al comunicarnos de una manera que es lingüística y culturalmente consciente ".

Wallace ahora es el director clínico de Sunrise Community Health, un grupo de clínicas en el norte de Colorado; alrededor de la mitad de sus pacientes se identifican como Hispanos o Latinos. Explica que desde el comienzo de la pandemia, la comunidad médica ha mejorado al explicar qué significan términos como 'aislamiento' y 'cuarentena' en la vida diaria, por ejemplo. Ahora, está empezando a pensar en el próximo problema de comunicación: la vacuna.

“Es probable que tenga algunos desafíos similares, no voy a ser 'Pollyanna'", comentó Wallace.

Las encuestas han demostrado que alrededor del 60% de los habitantes de Colorado están planeando recibir la vacuna contra el coronavirus. Los números fueron ligeramente más bajos entre las personas afroamericanas y latinas. Wallace cree que serán personas como sus asistentes médicos bilingües quienes serán más efectivos en hacer correr la voz.

A woman opens a bulk package of food on a pallet in a parking lot.
Leigh Paterson / KUNC
Cristina Díaz prepara cajas de comida para repartir en un sitio de pruebas de COVID-19 en Fort Collins.

¿El próximo desafío? Comunicación sobre la vacuna

"Yo diría que si el Papa se vacunó contra el COVID, eso sería de gran ayuda", comentó entre risas la Dra. Michelle Barron, directora médico mayor de prevención de infecciones de UCHealth.

También espera que su mamá, que es de México, reciba la vacuna y luego se lo cuente a sus amigos.

“Ese sería el chisme. '¡Oh! ¿Escuchaste que Nora recibió la vacuna? ¡Oh, también deberíamos ir a vacunarnos! '... Eso, creo, es el poder ”, dijo Barron.

Barron dijo que los miembros de la comunidad y los trabajadores de la salud, como los promotores, son vías importantes de información, pero que este tema de la comunicación es complejo.

"Los mensajes que estamos publicando pueden funcionar para el 80% de nuestra población pero ¿qué hacemos de manera diferente para ese 20%?" ella preguntó.

A nivel estatal, el CDPHE tiene la intención de llegar a las comunidades marginadas a través de su iniciativa Champions for Vaccine Equity. La organización sin fines de lucro Inmunizar Colorado lanzó un Grupo de Trabajo sobre Equidad de Vacunas en septiembre.

Tanto el CDPHE como el departamento de salud del condado de Weld planean trabajar con los promotores en la educación sobre vacunas. Cristina Díaz, la promotora que encabeza el evento de cajas de comida en Fort Collins, espera que Project Protect Promotora Network haga este tipo de trabajo, pero predice desafíos.

“Sabes, es difícil traerlos aquí solo para hacer las pruebas de COVID, así que no puedo imaginar una vacuna”, dijo Díaz.

Esta es la segunda parte de la serie de KUNC sobre COVID-19 y los latinos de Colorado. Lee más aquí: